lunes, 18 de mayo de 2015

MI ANGEL SUBLIME

No soy nada, no soy nadie...
un silencio que vaga por la soledad,
que se emociona con una caricia.
Lloro con lágrimas que forman ríos
cuando me faltan esos aromas
que necesita mi alma.