lunes, 27 de abril de 2015

Dejar de tocar la herida...

Para sanar el alma y renacer a un nuevo comienzo...